sábado, 15 de julio de 2017

di_versos


Esta carta de amor que me has mandado
no es fea. Me parece expresionista.
Está llena de manchas. De borrones,
tachaduras y faltas ortográficas.
Y no se entiende bien lo que me dices.

No me importan las líneas inclinadas
y algunas de las manchas son bonitas.
Parecen salpicadas con ternura,
como luces o estrellas desprendidas
de ese espacio remoto en el que vives.

Ya sé que lo haces todo con las manos,
que se te ensucian mucho, que no lees
y, si estudiaste, ya te has olvidado.
Pero -chica, por mucho que te guste-
no creo que debamos escribir
                             hamor (con hache).